CRÍTICA DE RESTAURANTES. Alegre, en Valparaíso: su hora más oscura

1 Sep 2016 by Carlos Reyes M., No Comments »

Publicado en revista LA CAV, septiembre de 2016.

Ostiones al azafrán ($ 8.500) sin atisbos de la especia, con sabor a crema insípida y con poquísimos mariscos apretados por la cocción excesiva o por mal descongelados. Un Tartare de carne ($ 8.500) con algo más de sabor pero esos excesos ácidos le caben mejor a un crudo criollo. Dos entrantes que encendieron las alarmas de una noche difícil. Sí, fue amable el servicio, pero nervioso e imberbe; inseguro al punto de quedarse corto en el servicio del vino y tener que sacar otra media botella para rellenar la copa. Detalles impensados para un sitio consagrado al lujo. En media hora se comprobó lo lejos que está de sus inicios como restaurante.

Los siguientes 30 minutos tampoco fueron mejores. Lo más rescatable: la Pesca del día ($ 11.900) con Merluza austral correcta en su cocción, sin más. Por otro lado la Plateada braseada al horno ($ 13.500) estaba seca y con una salsa salada que la dejó a las puertas de lo incomible. Al cierre una Trilogía de crema catalana ($ 6.000) se remite a una idea manida y con pocillos de crema saborizada que no valían ese precio por factura y sabor, aparte del Violeta ($ 6.000) helado, con masas y gelatinas con sabor a la flor, sin más gracia que su tonalidad, bajo un desorden estético y técnico –helado grasoso, gelificaciones incompletas– que nos remite a una cocina, digamos, colegial. Es difícil mantener ese tipo de cocina en Valparaíso. Más aún si se deben guardar las apariencias del lujo donde aparece una premisa básica: mostrarse bonitos y dispuestos, sobre todo desde lo gastronómico. Aunque claro, cuando las cosas fallan, el rostro bello de su ambientación puede pasar de lo sobrio a lo frío; cuando el servicio mantiene sus poses boutique pero muestra yerros de amateur y la comida ofrece remedos de alta cocina a precios de tal, vaya que se hace duro el rostro de la realidad. Sacarse la careta y mirar a los ojos puede ser algo muy triste.

De los vinos: una carta concisa, con vinos casi por completo de la región de Valparaíso y con una brevísima selección por copas. Llamó la atención el que algunas botellas estuvieran en la sala, en desorden, como listas para ser servidas. Eso y la notable inexperiencia del garzón.

75 puntos de 100 (la más baja calificación que ha tenido un restaurante en los cinco años de esta sección)

Especialidad: internacional.
Sommelier: no.
Accesorios asociados al vino: decantadores.
Descorche: $ 5.000.
Ideal para: ir si está todo cerrado en el resto del cerro.
Dirección: Monte Alegre 149, Cerro Alegre, Valparaíso.
Teléfono: 322122944.
Capacidad: 40 personas.
Consumo promedio: $ 30.000.
Formas de pago: efectivo, tarjetas.
Horario: lunes a domingos de 13.00 a 22.30 horas.
Web: www.hotelpalacioastoreca.com/restaurant
Mail: desde su página web.

 

Deja tu comentario

(Requerido)


9 − 6 =

Follow Me!

Follow Me! Follow Me! Follow Me! Follow Me!